Guía práctica de odontología forense

Guía práctica de odontología forense

Capítulo 9
Procedimientos odontológicos en la investigación de un genocidio.
Ruanda, 1994 (2ª Parte)

AUTOR
Dr. Juan López Palafox

Doctor en Odontología por la UCM.
Especialista en Odontología Forense.
Profesor de la Facultad de Odontología de la Universidad Alfonso X, Madrid.
Jefe del Equipo IVD de España 1988-2000.

COAUTORES
Dr. Emilio Pérez Pujol
Médico forense. Director del Instituto de Medicina Forense de Cartagena (Murcia).

Cristóbal Espinosa Martínez
Oficial de la Guardia Civil.
Experto en Necroidentificación.
Miembro del equipo IVD español.

BREVE DESCRIPCIÓN DEL MÉTODO DE TRABAJO
(viene de número anterior)

4. Estudio de la edad

Ante la dificultad para el estudio de huesos como el coxal o las costillas, se centró el análisis en el macizo maxilofacial y suturas craneales. Debemos recordar que el estudio de las suturas craneales no es una técnica exacta, por los márgenes que presenta en sus índices. Sin embargo, es un procedimiento complementario de valor, junto con otras medidas, como son los datos obtenidos de la región maxilofacial. Las mujeres jóvenes y adolescentes englobaban la mayoría de las víctimas. En la determinación de su edad, son de utilidad las suturas pa latinas y la evolución dentaria. (figs. 10 y 11).

Diagnóstico de edad.
Fundamentos
Para el diagnóstico de la edad de un esqueleto se utilizan métodos que tienen en cuenta los procesos biológicos de crecimiento y envejecimiento sobre el mismo.

Fig. 10. Esta imagen nos permite ver la corta edad de las víctimas. El estudio de suturas craneales, suturas palatinas y evolución dentaria son métodos adecuados
para determinar la edad.

Fig. 11. Los estudios odontológicos permiten determinar la edad con absoluta certeza en las muestras investigadas.

Criterios que marcan el paso entre un individuo juvenil y un adulto:
• SINCONDROSIS ESFENO-OCCIPITAL.
• LÍNEAS EPIFISARIAS.
• TERCER MOLAR.

 

CIERRE DE LAS SUTURAS CRANEALES. FÓRMULA DE MASSET
Recordemos que las suturas craneales ofrecen poca precisión en la determinación de la edad. Podemos utilizar el método de Masset, que valora los grados de obliteración de cada tramo de una sutura del 0 al 4.

FÓRMULA DE MASSET
S= (C1+C2+C3+S1+S2+S3+S4+L1+L2+L3)/10

En cada fragmento se aplican los valores de 0 hasta 4, dependiendo del grado de cierre:

0. Sutura dentada totalmente visible.
1. Dentada parcialmente borrada en algunos puntos.
2. Se ve bastante cortada y borrada.
3. Se aprecian ligeros vestigios y casi borrada en su totalidad.
4. No existe sutura.

ESTIMACIÓN DE LA EDAD POR SUTURAS MAXILARES

1. SUBADULTO (< 18 años)

• Ninguna o poca obliteración de sutura incisiva (menos de la mitad).
• Ninguna obliteración de otras suturas maxilares.
• Posibles huecos entre una o todas las suturas.
• Suturas de textura muy rugosa.

2. ADULTO (> 18 años)

• Alguna obliteración sutura interpalatina.
• Sutura incisiva cerrada más de la mitad.
• Textura de la superficie de las suturas lisa.

3. ADULTO MAYOR (> 50 años)
• Cierre de algunos segmentos en tres o más suturas.
• Superficie maxilar lisa y a veces picada a lo largo de la línea sutural.
• Si todas las suturas están cerradas, el individuo tiene más de 50 años.
• Se pueden retener restos de sutura a cualquier edad.

ESTUDIO DE LA EVOLUCIÓN DENTAL

No consideramos necesario exponer los esquemas de evolución dental hasta la aparición de los cordales.

Después de su erupción, en los adultos puede ser de interés la aplicación de la fórmula de Gustafson, que se apoya en los procesos degenerativos de los elementos estructurales del diente y de todo el aparato estomatognático.

Recordemos que Gustafson apoya su determinación en seis parámetros:

1. Abrasión.
2. Afectación parodontal.
3. Aparición de dentina secundaria.
4. Reabsorción radicular.
5. Aposición de cemento.
6. Transparencia radicular.
Para determinar la edad, se aplica la fórmula siguiente:

EDAD = 11,43 + 4,56 X.
• El margen de error es de 4,6 años.
• X es la suma de los grados (0 a 3) de cada uno de los índices estudiados: A+P+D+C+T+R

Sin embargo, este procedimiento no es de aplicación en nuestra investigación, ante la carencia de medios adecuados para su estudio.

Se hicieron tres bloques de edad: adultos, adolescentes y niños.

ESTUDIO DE LA EDAD Y SEXO.RESULTADOS
Aproximadamente el setenta y cinco por ciento de las víctimas eran mujeres jóvenes y niños menores de catorce años. La determinación de la edad se realizó principalmente estudiando la evolución dentaria.

Fig. 12. El método más simple para determinar la edad en los niños es comprobar el estadio evolutivo de los dientes y las suturas palatinas totalmente abiertas.

Fig. 13a. El cuadro estadístico corresponde al número de cuerpos no enterrados. Podemos observar en esta distribución que las mujeres y niños sobrepasan el 75% del total.

Cada uno de los cráneos localizados se estudiaba según se describe:

• Limpieza de los maxilares.
• Estudio de los dientes presentes o ausentes.
• Determinación del sexo.
• Determinación de la edad.

Los objetivos de la investigación en Ruanda eran demostrar el delito de genocidio. Una de las características es la indefensión de las víctimas y el intento de aniquilar a un grupo por razones de su nacimiento. La identificación de niños de muy corta edad es suficiente para demostrar el delito (fig. 12).

En los cuadros mostramos los resultados estadísticos obtenidos en trece de los lugares investigados directamente (fig. 13a).

DETERMINACIÓN DE LA EDAD EN LOS NIÑOS

En los niños la determinación de la edad se hizo por los procesos de erupción dentaria, con resultados positivos, sin riesgo de errores, ya que generalmente eran menores de quince años.

Las edades se situaban habitualmente entre los seis meses de vida y los catorce años. Por encima de esta edad, es de aplicación el estudio de las suturas palatinas.

Se encontraron muchos niños menores de seis años (fig. 13b).

De éstos, la mayoría menores de dos años, sin completar la erupción de dentición decidua, ejecutados en los brazos de su madre.

El cuadro que se acompaña nos muestra la distribución de edades de los niños estudiados en una de las zonas investigadas, que sirve como ejemplo de la totalidad de los resultados globales.

La mayoría de los niños fueron ejecutados en los brazos de sus madres. En Ruanda es normal ver a las madres llevando a sus espaldas a los niños de corta edad (fig. 14). En esta misma posición, después de matar a las madres, los autores de la masacre mataron a los bebés (fig. 15).

RESULTADOS GENERALES

Los resultados encontrados, de los que se obtendrán las conclusiones definitivas para el Tribunal Internacional son de forma resumida los que se describen:

Fig. 13b. Los autores de las muertes mataron a muchos niños de corta edad que eran protegidos por sus madres. Su corta edad no fue obstáculo para matarles.

Fig. 14. En esta imagen podemos observar a una madre con su hijo a la espalda, algo común en cualquier camino de Ruanda.

Fig. 15. En la misma posición que observábamos en la figura anterior, podían verse los cadáveres de madres y sus hijos de corta edad.

Fig. 16. Actualmente, la raza pura no es fácil de distinguir, por la mezcla que existe. El grupo étnico es una diferencia administrativa, que figura en los documentos de identidad para los ciudadanos de Ruanda, marcando de esta forma las diferencias raciales.

Pertenencia de las víctimas a un mismo grupo étnico. Con excepción de algunos cuerpos, el resto eran pertenecientes al grupo tutsi (fig. 16).
• La determinación del sexo también era demostrativo del intento de eliminar la continuidad del grupo. Recordemos que el 40 por 100 de las víctimas eran mujeres jóvenes.
• Por último, el estudio de la edad, demostró la crueldad de las matanzas, que dio un saldo próximo al 35 por 100 de niños menores de 14 años.

El número definitivo de víctimas no se pudo determinar, ya que se vieron numerosas fosas comunes, donde emergían algunos restos óseos, sin poder concretar el total de los enterrados (estos cuerpos pueden superar los dos millares, según los testimonios escuchados).

Los resultados anteriores llevan a la conclusión de que efectivamente el delito cometido se tipifica como de genocidio, al tratar de eliminar por los medios posibles a un grupo de personas, pertenecientes a un mismo grupo étnico.

UTILIDAD DE LA ODONTOLOGÍA FORENSE EN LA INVESTIGACIÓN

Ya hemos señalado que la dificultad para estudiar otros elementos óseos obligó a limitar la investigación en el cráneo, según se esquematiza:
1. Determinación del grupo étnico, realizado mediante la aplicación de procedimientos craneométricos y odontométricos.
2. Determinación del sexo. Gracias al estudio de los elementos craneales y maxilares.
3. Determinación de la edad. A través del estudio de los elementos dentarios.

El gran número de niños de corta edad evidenció la importancia de los procedimientos odontológicos, para determinar su edad, con un margen de error de más menos un año en la mayoría de los cuerpos (fig. 17).

El conocimiento de la edad infantil de las víctimas es una evidencia importante para determinar el delito de genocidio.

OBSERVACIONES ODONTOLÓGICAS COMPLEMENTARIAS

Paralelamente a la investigación desarrollada se analizaron las denticiones de las víctimas. Debemos llamar la atención sobre la ausencia de caries en las víctimas, puesto que no llegaron a veinte los
cadáveres que presentaban dientes cariados (fig. 18).

Fig. 17. Los niños fueron el principal objetivo de los atacantes. Las características de las víctimas y suindefensión demuestran claramente el delito de genocidio.

Fig. 18. Se observaron en detalle más de un millar de cuerpos. No se encontraron alteraciones en la oclusión ni caries, todo lo cual puede ser un signo claro de las costumbres rudimentarias en la dieta y masticación


Asimismo pudimos observar unas formas de oclusión correctas, sin alteraciones ortodónticas.

Las fosas comunes no fueron investigadas, por las dificultades para su excavación. Sin embargo, pudimos ver directamente algunos fragmentos óseos emergiendo del fango. Entre esos fragmentos siempre aparecían maxilares en condiciones adecuadas para su estudio.

OTROS ASPECTOS DE LA INVESTIGACIÓN

El objetivo principal no era la obtención de pruebas testimoniales, sin embargo, se recogieron algunas que sobrecogieron por su dramatismo.

Aunque nuestro trabajo se centra en la relación de la Odontología con la investigación del genocidio, consideramos positivo reflejarlo por el interés que puede representar para quienes en un futuro nos releven en este trabajo, sabiendo que no se limitarán a lo estrictamente marcado por su especialidad.

Para corroborar el origen de las lesiones y las características de sexo y edad apuntadas en las víctimas, se escucharon testimonios de los pocos supervivientes a las matanzas.

Pudimos oir de labios de una niña de 13-14 años su propia narración de lo ocurrido en una de las iglesias asaltadas. Tenía el rostro totalmente desfigurado por las cicatrices causadas con un machete:

“Nos acorralaron en un rincón, donde había muchas mujeres, hombre y niños muertos, bañados en sangre. De pronto, comenzaron a golpearnos brutalmente con machetes. Parecían totalmente borrachos. Todos gritábamos. Sentí un fuerte golpe en la cabeza y caí sobre los cuerpos de los muertos. Cayeron otros cuerpos de amigos encima de mí. Empecé a oír ruido de disparos. Después, un silencio total. Tras muchas horas, cuando era de noche, no recuerdo si era el mismo día o el siguiente, tenía frío, pero vivía. Aparté los cuerpos que estaban sobre mí, me levanté y comencé a caminar hasta que llegué a una aldea próxima. Allí me curaron. Estuve mucho tiempo en un hospital. Recuerdo que sangraba mucho” (fig. 19).

La ilustración que se acompaña no necesita comentarios.

Bibliografía

Alvarez L, Cerón JA, López J, González A. Tamaño dentario como discriminante racial. Revista Vasca de Odonto-estomatología. Mayo, 1991. num. 3.
Briñon EN. Odontología Legal y Forense. Ed. Purinzon. Buenos Aires, 1982.
Código Civil. La Ausencia. Textos legales. Ed. Tecnos. Madrid, 2000.
Comas J. Antropología Física. Inst. Investigaciones Antropológicas. México,1983.
Gustafson G. Age determinations on teeth. J. Am. Dent. Assoc. 41. 1950. 45-54.
Iten PX. Identification of skulls by video superimposition. J. Forensic Sci. 1987. 31: 203-30.
Krogman WM, Isacn MY. The human skeleton in forensic medicine. Ed. Charles C. Thomas. USA, 1986.
Lampe H, Roetzscher K. Forensic odontolgy: Age determination from adult human teeth. Med. Law. 1994. 13.(7-8)- 623-8.
Maples WR, Rice PM. Some difficulties in the Gustafson dental age estimations.J. Forensic Sci. 1979. Jan. 24. 168-72.
Nkhumeleni FS, Raubenheimer EJ, Monteith BD. Gustafson’s method for age determination revised. 1982. J. Forensic odonto-stomatol. 7 (1), 1989.
Piedrola Gil JJ. Identificación Personal. Manual del Instituto de Estudios de la Policía, 1971.
Reverte JM. Antropología Médica. UCM.


Fuente:

http://www.maxillaris.com/200104/forense.html

FACEBOOCK